Un oasis invade las calles de Elda

Un auténtico oasis en el desierto. Así fue el espectacular y trabajado boato de la Entrada Mora que corrió a cargo de los Moros Musulmanes y que transportó a Elda a las leyendas de guerreros, botines de guerra y sensuales bailarinas. La magia, el misterio y la riqueza de estas historias sirvieron para ambientar al numeroso público en una tarde más ventosa que las anteriores que aplaudió con fuerza el esmerado resultado de una larga y minuciosa tarea.

Para abrir boca hicieron su aparición los músicos y cantores andalusíes, así como unos nutridos Coros del Vinalopó junto a la Unión Musical de Petrer interpretando «Santiago capitá», de Saúl Gómez. Este fue uno de los momentos más emocionantes e impactantes por su solemnidad.

Justo a continuación llegó una carroza tirada por esclavos egipcios en la que transportaban a las cinco diosas del harén que se movían al ritmo de la música. Y una vez ya en el desierto, llegaron los dromedarios. Los grandes animales articulados sorprendieron por su originalidad al igual que los elefantes que llegaron después. Realizados en blanco para darles aún mayor protagonismo, conquistaron al público.

También blanca y enorme era la jaima que guardaba en su interior el cofre con el último botín de guerra custodiado por los guerreros del desierto. Y, mientras, las blancas palmeras del reino de Tudmir vieron cómo se movían las danzarinas y acróbatas persas despojadas de sus velos blancos.

Predominó así en los logrados decorados del desierto el color blanco, que combinado con el oro, recreaba a la perfección la riqueza que quería mostrar a los presentes. Los moros habían vencido, aunque será por poco tiempo.

Más de 300 comparsistas han colaborado en la confección de este boato a lo largo del año en un taller que montaron para dar vía libre a la imaginación y lucirse en su momento festero.

Tras el boato, el capitán, Luis Quiles, y la abanderada, Rocío Vidal, a caballo, saludaban con gracia a los presentes. Y daban paso así al resto de la comparsa. La primera escuadra dirigida por el hermano del capitán, Alejandro Quiles, con quien comparte cargo, como un auténtico tigre del desierto. En la de honor fue su padre quien actuó de cabo tras muchos años sin desfilar por su profesión de fotógrafo. Y escoltando a boato y capitanía, el resto de escuadras que llenaron las calles de ricos tejidos, vaporosos en el caso de ellas. Exóticos guerreros tribales se intercalaban con los turbantes de los nómadas defensores de Alá.

Desfilaron con los Musulmanes tanto el concejal de Industria, David Navarro, como el exalcalde Juan Pascual Azorín.

Llegó el turno de los Moros Marroquíes con su cabo batidor, Miguel Español, haciendo las delicias del público al bailar con sus tres caballos al frente de la Guardia Negra. Unos pequeños leones cerraron la comitiva. Los Realistas siguieron enseñando escudos, armas y plumas, así como imponentes guerreros con turbante. El inconfundible tono verde de las Huestes del Cadí cerró la triunfal Entrada Mora que discurrió con su cadencia habitual al son marcado por sus marchas.

Invitados en la tribuna oficial se sentaron ayer la consellera de Bienestar Social, Asunción Sánchez Zaplana, la directora general de Cultura, Marta Alonso, el presidente de Coepa, Moisés Jiménez, el empresario Antonio Arias, el portavoz socialista de Petrer, Antonio Lacasa y el secretario local del PSOE de Petrer, Fernando Portillo.

Embajada Cristiana y procesión

La última jornada festera en Elda comenzará hoy lunes a las 10 horas, con el alardo de arcabucería, que iniciará en esta ocasión el bando moro seguido por el cristiano, desde Antonino Vera hacia Colón. A las 11.30 horas, la plaza de la Constitución será el escenario de la Embajada Cristiana, con la batalla de arcabucería, la lucha de los embajadores, la toma del castillo por el Embajador Cristiano y posterior desfile triunfal del bando cristiano. Ya por la tarde, como broche final de estas fiestas, tendrá lugar la tradicional procesión con el traslado, desde Santa Ana, hasta su ermita del Santo. A su entrada, una alborada pirotécnica proclamará el final de los Moros y Cristianos de 2013 a la espera de las próximas.

 

Fuente: www.diarioinformacion.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.