La industria festera reclama con fuerza ser tenida en cuenta en la crisis del COVID-19

La industria festera está sufriendo con mucha intensidad los efectos negativos del la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 y reclama medidas concretas para proteger al sector.

Existe una gran preocupación en el colectivo que forma la familia de la industria festera formada en su mayoría por artesanos, músicos y otros servicios cuyos ingresos dependen en un alto porcentaje de la celebración de nuestras fiestas de moros y cristianos.

Estamos asistiendo a una oleada de cancelaciones y aplazamientos que pueden tener efectos devastadores sobre este sector. 

Una fiesta cancelada supone dejar en la cuneta a músicos, carrozas, trajes, boatos, etc…en definitiva un auténtico varapalo para este grupo de profesionales.

Para agravar la situación, el confinamiento ha venido justo cuando comienza la «temporada alta» de celebraciones con aplazamientos y suspensiones notorias, como Alcoy, Onil, Elda o San Vicente, por nombrar a alguno de ellos.

Así las cosas, algunos industriales, preocupados como decimos por la situación están reclamando a través de las redes sociales mayor atención y ser tenidos en cuenta a la hora de tomar decisiones sobre las cancelaciones de las fiestas de nuestras ciudades.

Visto en Redes Sociales

Algunas empresas del sector, han emitido el siguiente mensaje al que se han adherido un gran número de compañeros de profesión de distintos sectores;

Estimados [email protected] [email protected] de las FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS.

Debido a la crisis sanitaria muchas de nuestras fiestas están siendo aplazadas o anuladas.

Ante la inciertidumbre existente, muchas organizaciones están precipitándose dando lugar a decisiones que ocasionarán grandes pérdidas económicas en las empresas del sector (muchas empresas van a tener que cerrar).

Somos un sector olvidado por nuestro gobierno, un sector que necesita de vuestro apoyo para poder continuar.

Además, estas prácticas espontáneas y poco meditadas no están siendo consensuadas con los [email protected] Por lo que muchas de las fiestas que en su día se anularon están reubicándolas en el tiempo o incluso aplazándolas sin fecha.

Entendemos que se deberían seguir las siguientes pautas organizativas para no estrangular el sector:

1. Nunca anular las fiestas.
2. Intentar siempre aplazar las fiestas.
3. Consensuar las fechas con las empresas del sector, que son las que más datos tienen.
4. En caso de no tener claro las fechas (debido a la incertidumbre existente), aplazar sin fechas.
5. Para las poblaciones en las que los cargos se puedan ver perjudicados, se recomienda realizar las fiestas sin capitanías, embajadas, alferecías… En este caso se celebrarían las fiestas con aplazamiento solamente de los cargos.
6. Cuando exista difícultad de aplazar fiestas completas, realizar aplazamiento de los actos más representativos (nunca anular los desfiles de Moros y Cristianos).

Muchas de las poblaciones que en un principio anularon las fechas, ahora están reconsiderando su decisión y realizando un aplazamiento de las mismas.

Hemos puesto a disposición de TODOS los proveedores festeros nuestras plataformas para ayudar en la difusión de este mensaje y que el mismo sea escuchado por todos aquellos que tienen que tomar decisiones (difíciles) en cuanto a suspensiones de festejos y tengan en cuenta minimizar el impacto económico que supone una cancelación.

Además, estamos alentando al mercado que NO PARALICE sus decisiones de compra y servicios de la industria festera…esto acabará pronto!!!

APLAZAR SI, CANCELAR NUNCA

Ahora más que nunca…

¿Qué necesitas para tu próximas Fiestas o Evento?

Si prefieres que te ayudemos, PIDE PRESUPUESTO GRATIS DESDE AQUÍ

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.