Antonio Aracil, un carismático diseñador festero

En palabras de Richard Branson, fundador de Virgin Group, «el emprendimiento es hacer que aquello que te apasiona en la vida sea lo fundamental, de manera que puedas sacarle el máximo provecho y lo hagas evolucionar». Esta parece ser la máxima por la que se rige el diseñador festero Antonio Aracil García.

Toda una vida dedicada a las fiestas de Moros y Cristianos

Pese a tener tan solo 27 años, Aracil es un erudito en el ámbito festero. Desde pequeño comenzó a embeberse de esta celebración y a colmar de distintos motivos festeros sus cuadernos.

Siempre cautivado por la estela artística y artesanal que emana de esta histórica festividad alcoyana.

Cordonero de nacimiento, creció en un ambiente plenamente festero. Sin embargo, fue en el año 2006 cuando se produjo el verdadero punto de inflexión. En las fiestas en las que su padre fue Capitán Moro, su madre Favorita, su hermano Rodella y él «Guardián».

Un acontecimiento que marcaría su destino y que confluiría con otros momentos especiales. Por ejemplo, haber sido Gloriero Infantil en 1999 o Sargento Infantil cristiano en los años 2000 y 2001.

Una entrega total y absoluta.

Diseñador Festero

¿Cómo se proyecta un diseñador festero?

Pese a tener una vocación innata, su pasión fue impulsada por obra y gracia de Jordi Sempere y su hermano. Dos componentes de la conocida dupla Germans Sempera, enormemente reconocidos en el entorno festero.

Pero como señalábamos anteriormente el verdadero punto de inflexión en la vida de Antonio se produjo en el año 2006: el año de la capitanía de su padre, de cuyo diseño se encargaron ambos artistas.

Un hecho que le llevó a vivir de cerca (con tan solo 15 años) lo que más tarde se convertiría en su propia rutina.

Dando los primeros pasos en el diseño festero

Fue en el año 2008 cuando decidió ponerse en contacto con Jordi Sempere: ahí comenzaría todo. Él se convirtió en su maestro y de él aprendió todos los secretos del oficio – incluyendo los pros y los contras -.

Un año más tarde su trayectoria comenzaría dibujarse…

Con tan solo 17 años logró que uno de sus diseños vistiese la figura del Sant Jordiet de la filà Cordón. Se trata de una representación emblemática de las fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy. Un año después, Antonio repetiría la hazaña.

Recordemos que esta festividad se celebra en honor a San Jordi. Él fue el héroe que impulsó la victoria de las tropas cristianas frente al ejército del caudillo musulmán Al-Azraq. Para conmemorar su épica intervención, esta localidad alicantina luce la figura del santo como motivo principal de sus fiestas.

Recuerdos que perdurarán en el tiempo

El diseño que más significó para él, el que más le emocionó pero, sobre todo, el que le otorgó el reconocimiento definitivo como diseñador festero fue el de su primera escuadra, la del Mig de la filà Cordón, en el año 2012. Una creación bastante peculiar, innovadora e impactante.

Por otro lado, el trabajo del que más orgulloso se siente es el diseño que lucirán en las próximas fiestas de 2019 la escuadra del alférez del Muntanyesos y la escuadra del alférez de la filà Cordón. Un trabajo con el que seguramente sorprenderá a festeros y visitantes.

Cartel para la Presentación del Boato Alferecía Filà Cordón 2019

Premios y reconocimiento como diseñador festero

El año pasado Antonio recibió el premio al mejor diseño original en los premios Samarita por la escuadra del Mig de la filà Realistes, que lucieron en las fiestas del 2017.

Pero el mayor galardón que ha recibido es la admiración o agradecimiento de toda la gente cercana a él y que valora su trabajo y esfuerzo; una labor que realiza con empeño pero, sobre todo, con mucho cariño, por lo que ese reconocimiento es su mejor regalo.

2018, el año de su consagración

Este año está siendo uno de los más ajetreados en cuanto a carga de trabajo. No obstante, Antonio sigue formándose y considera que un artista no debe vivir exclusivamente de la fiesta, sino que siempre tiene que ir un paso más allá.

Además, es innegable que por su tradición, dedicación y vocación se ha convertido en un abanderado de sus fiestas. De la mano de su arte da a conocer unas fiestas de Moros y Cristianos ya de por sí consagradas. Por eso no es de extrañar que lleve siete años formando parte de la junta directiva de su filà.

Pese a no tener tiempo para aburrirse, a su labor como diseñador festero ha unido la creación de espectaculares carteles festeros o la realización de vídeos temáticos. Un ejemplo de esta labor es el vídeo que ha elaborado para promover la participación en el boato del Alférez de 2019 de sus Cordoneros.

Sin duda, un profesional al que confiar el diseño de cualquier vestuario para escuadras especiales, capitanes, alféreces, damas o caballeros, así como la proyección de espectaculares escenografías o boatos. Un diseñador festero con alma, vocación y una enorme capacidad para sorprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.